Home RecetasPostres Crème brûlée de chai latte

Crème brûlée de chai latte

por Lore

Dificultad 2/5

El crème brûlée siempre ha sido el postre que escojo en un restaurante cuando estoy indecisa. Tiene esta corteza deliciosa de caramelo y debajo es tan rico y cremoso. Hoy les traigo uno con sabor a chai latte para mostrarles que pueden hacer una infusión de sabores a la leche y crema antes del proceso de cocción. Puedes usar esta misma receta para hacer crème brûlée de café o tal vez agregar anís estrella, allspice o pimienta de Jamaica, té verde, ralladura de naranja, etc. Lo único con lo que tienes que tener cuidado es con agregar algún ingrediente que varíe el contenido de grasa que tiene el crème brûlée porque entonces puede que no cuaje bien o que se corte.

 

Crème brûlée de chai latte

5 from 2 votes
Imprimir Pin Rate
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Tiempo total: 45 minutos
Raciones: 6 porcionas

Ingredientes

  • 20 g jengibre / kion o 1/2 cdta jengibre en polvo
  • 2 cdtas té negro en hoja o 2 bolsitas de té negro
  • 1 cdta semillas de cardamomo o 1/2 cdta cardamomo en polvo
  • 1 rama de canela gorda o 1/2 cdta canela en polvo
  • 1 vaina de vainilla o 1/2 cdta esencia de vainilla
  • 500 ml crema de leche
  • 500 ml leche
  • 90 g azúcar + más para la parte de arriba
  • 8 yemas de huevo

Elaboración paso a paso

  • Pela y corta el jengibre, chanca un poco las semillas de cardamomo y ponlas en la olla junto con el té y la canela. Abre la vaina de vainilla a la mitad y raspa la parte de adentro con la parte de atrás de un cuchillito para sacar las semillas. Ponlas en la olla junto con la vaina también.
  • Pon la leche y el azúcar en la olla y deja que hierva muy ligeramente por 5min.
  • Bate las yemas para unirlas con un batidor de mano. Pon un colador sobre ellas y echa alrededor de 1/4 de la leche y bátelas al toque se van a cocinar con la leche caliente. Luego agrega el resto de leche y bate ya más relajada.
  • Pon la mezcla en tus moldes. Típicamente son bajitos y redondos de alrededor de 10cm de diámetro como los que yo usé, pero si tienes ramekins también funciona. A mí me gusta llenarlos hasta casi el tope y luego terminar de llenarlos en la puerta del horno para que no se derrame nada ni estar sudando frío mientras camino al horno. Van sobre una bandeja con agua hirviendo, que también la echo en la puerta del horno para no salpicar mis crème brûlées. Ten en cuenta que si los haces en ramekins, el agua tiene que llegar a 1/3 de altura del ramekin.
  • Van al horno a 120C por 30min o hasta que veas que están más gelatinosos pero ya no líquidos.
  • Deja que se enfríen en la refri por lo menos 2 horas para los moldes bajitos y 4 horas con los ramekins.
  • Échales azúcar y volteando ligeramente los moldes y dándole golpecitos suaves, creamos una capa delgada de azúcar. El exceso se lo pasamos al siguiente molde para no gastar de más.
  • Yo usé un soplete para caramelizar el azúcar; yendo despacio pero seguro, moviéndome de una sección a la siguiente a medida que salen burbujitas. También lo puedes hacer en el horno en modo "broil". Se pone al máximo y cuando haya calentado metemos los moldes lo más pegado al broil que podamos y nos quedamos atentos porque pasa muy rápido. Es muy importante que estén bien fríos si vas a hacer esto último.
¿Probaste la receta?Menciona a @lorena.salinas en Instagram o usa el hashtag #RecetaCJ!

Ahí lo tienen 🙂 Obviamente también pueden usar esta receta para hacer un crème brûlée de vainilla si prefieren y funciona igual de bien. ¡Bon appetit!

Deja un comentario

Rating de la receta




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.