Home RecetasHelados Helado de vainilla con base de salsa inglesa (sin máquina de helado)

Helado de vainilla con base de salsa inglesa (sin máquina de helado)

por Lore

Dificultad 3/5

Ya empezó la primavera en el hemisferio sur y eso significa que es momento de hacer HELADO!!! Aunque debo decir que el helado de vaina de vainilla es perfecto para todas las estaciones porque va bien con postres calientes también. Esta receta no necesita una máquina de helado y es súper cremoso y rico… ¿puedes pedir algo más?

Gracias ultra archi especiales a mi amiga Romina, la dueña de helados Anelare que me dio la receta en la que basé mi helado de vainilla :).

Me acuerdo que antes no creía que pudiera hacer un buen helado en mi casa pero la verdad es que no fue nada difícil! La parte más difícil es hacer la crema inglesa, que es la base. Pero desde ahí ya casi no hay que hacer nada más que congelar la mezcla y batirla 2 veces.

Así que si te organizas bien puedes hacerlo en 3 días con solo unos minutos dedicados cada día para tener helado hecho en casa cuando llegue el fin de semana.

La verdad es que me encanta el helado de vaina de vainilla. Es mi favorito porque es muy delicado y el sabor natural de la vainilla en verdad te deja apreciar la gigantesca diferencia que hay con lo extractos y esencias.

La otra cosa que me gusta de esta receta es que aprendes dos técnicas en una: cómo hacer helado y además cómo hacer una crema inglesa así que aprendes dos técnicas leyendo solo una receta 😉

helado

Helado de vaina de vainilla (sin máquina de helado)

5 from 2 votes
Imprimir Pin Rate
Plato: Postre
Tiempo de preparación: 5 minutos
Tiempo de cocción: 45 minutos
Tiempo total: 50 minutos
Raciones: 6

Ingredientes

  • 120 g azúcar blanca
  • 4 yemas de huevo
  • 250 ml crema de leche fresca
  • 250 ml leche entera (¡es importante que sea entera!)
  • 1 vaina de vainilla

Elaboración paso a paso

  • Pon más o menos la mitad del azúcar sobre las yemas y bátelas con un batidor de mano rápidamente. Si esperas mucho tiempo para hacerlo, el azúcar va a cocinar las yemas y se va a formar una capa gruesa que no vas a poder disolver.
  • Sigue batiendo las yemas con el azúcar hasta que aclaren en color.
  • La otra mitad  del azúcar va a una olla con la crema y leche.
  • En la misma olla van las semillas de la vaina de vainilla así como la vaina. Para quitar las semillas primero asegúrate que no esté aplanada y luego quítale las puntitas y la abres por el centro.
  • Usa la parte de atrás de un cuchillo para sacar las semillas suavemente para no sacar corteza de la vaina. Las semillas y la vaina van en la olla también.
  • Calienta la leche y crema de leche hasta que salga bastante vapor pero que no llegue a romper hervor.
  • Tempera las yemas agregando aproximadamente 1/3 de la leche caliente y mezclando con un batidor muy muy rápido porque se están cocinando. Luego agregamos el resto de la leche con confianza porque ya pasó lo peor 😉
  • Antes de seguir al siguiente paso prepara un baño María invertido (un bowl con agua y hielo con otro bowl encima para enfriarlo)
  • Regresa todo a la olla y la ponemos en fuego medio-bajo. Más alto que esto puede hacer que se corte la mezcla. Ah y por si acaso lo que estamos haciendo es una crema inglesa (esa salsa de vainilla líquida que sirven con algunos postres en los restaurantes)
  • Mezcla constantemente con una espátula hasta que la mezcla espese. El primer signo de que la crema inglesa está casi lista es que desaparece la espuma de la parte superior. De ahí en adelante va muy rápido y estamos buscando que tenga una consistencia suficientemente espesa como para cubrir la parte de atrás de una cuchara o espátula y que podamos hacer una raya con nuestro dedo y esta no se borre inmediatamente. Para mayor referencia pueden ver el video líneas arriba.
  • Una vez que llegaste a la consistencia adecuada, pásalo inmediatamente por un colador y al baño maría invertido para detener la cocción y que no se corte.
  • Mueve la mezcla para ayudarla a enfriarse y agrega más hielo de ser necesario.
  • Ponlo en un contenedor grande (yo usé una bandeja grande de horno) y lo ponemos en el congelador. Usamos un contenedor grande para que el congelador tenga una mayor superficie sobre la cual actuar y se congele más rápido.
  • Una vez congelado, lo batimos con una batidora eléctrica hasta que se vuelva a poner cremoso.
  • Lo volvemos a congelar
  • Batimos una vez más 🙂
  • Pon tu helado (ahora súper cremoso y sedoso) en su contenedor final. Los contenedores plásticos (como en los que viene la piña pre-cortada) es perfecto.
  •  Congelar hasta que tenga una rica consistencia... ¡y A COMER!
¿Probaste la receta?Menciona a @lorena.salinas en Instagram o usa el hashtag #RecetaCJ!

Espero que les haya gustado esta receta y honestamente vale mucho la pena hacerlo en casa! Organízate para que puedas hacer con tiempo el helado del fin de semana 😉

4 comentarios

Carolina enero 13, 2022 - 11:06 pm

Hola Lore! Gracias por las recetas! todas son exactas y siempre quedan riquísimas! tienes alguna receta de helado con el bowl para helado de la kitchenaid? me lo compré y aun no lo estreno ?

Responder
Lore enero 16, 2022 - 5:39 pm

Hola Carolina! Claro, esta te funciona en máquina!

Responder
Ana septiembre 6, 2022 - 3:14 pm

Hola y si por ejemplo quisiera de frutas como fresa, ¿qué cantidad de pulpa sería? Gracias por esta receta

Responder
Lore septiembre 9, 2022 - 10:57 am

Hola! Con frutas cambia mucho la formula

Responder

Deja un comentario

Rating de la receta




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.