Home Lifestyle Mi cambio de carrera

Mi cambio de carrera

por Lore

Hace tiempo que quería escribir este post porque me hacen preguntas al respecto muy seguido. ¿Cómo fue mi cambio de carrera? ¿Cómo lo decidí? ¿Qué decía mi familia y amigos? ¿Fue difícil? Además me gusta tomar esta oportunidad para acercarme un poco a ustedes y que me conozcan más.

Mi primera carrera

Cuando salí del colegio tuve que tomar la misma decisión que todo el mundo: qué carrera vas a estudiar para trabajar en eso por el resto de tu vida. ¡Es una decisión difícil! Cuando salí del cole tenía 17 años y mirando atrás si bien me sentía grande y madura era solo una niña.

¡En ese momento yo quería serlo TODO! Era todo demasiado interesante. Entre las opciones que consideré estaban chef, administradora de empresas, genetista, dentista y abogada. ¿Se dan cuenta lo distintas que son todas las carreras? Así se sentía mi cerebro porque no había un hilo conductor entre todas.

Al final estudié administración de empresas que es una carrera que yo sentía me iba a servir sin importar lo que quiera hacer más adelante. Al final se probó cierto porque hoy uso todo lo que aprendí para manejar este blog que es mi pasión y mi negocio también. Luego de estudiar trabajé 5 años en una empresa que eventualmente me transfirió de Perú a Chile donde vivo hoy.

No puedo decir que era infeliz trabajando en una empresa y de hecho me iba bien y tenía buena proyección. La verdad es que todavía me gusta mucho mi primera carrera y me parece muy interesante. Siempre leo artículos relacionados especialmente a marketing porque hasta el día de hoy lo uso constantemente para manejar a Cravings Journal. Incluso hago planificaciones a corto y largo plazo y tengo todo muy ordenado entre Excels con ingresos y egresos, Power Points con reportes para las empresas con las que trabajo, etc.

¿Qué cambió?

Cuando me mudé a Chile vivía con una de mis mejores amigas, Luciana. Lo pasamos increíble siempre juntas y en un momento lo pasamos tan bien que me engordé 9 kilos jajaja. Yo soy pequeña, mido 1.56m, así que esos 9kg se notaban. Y la verdad me engordé porque en la emoción del cambio salíamos mucho a comer (y tomar). Un día le escribí por whatsapp a Lu (sí, vivíamos en el mismo depa y nos escribíamos por whatsapp) que iba a empezar a comer y almorzar en el depa y si ella quería también para incluirla.

Me dijo que sí y empecé a buscar en Pinterest recetas ricas que podríamos hacer y estaba horas ahí armando el menú. Y así fue que nos empecé a cocinar y me sentía infinitamente feliz cocinando todo el tiempo. La primera gran comida que hice fue por el cumple de Lu. ¡Hice lomo saltado con risotto de queso parmesano para 20 personas! Y de postre cheesecake porque era el favorito de Lu. ¡No sé con qué valentía me lancé a hacer eso pero me encantó! Todos me decían que estaba deli y yo sonriendo al máximo. Fue por esos días que yo ya empezaba a pensar «podría hacer esto todos los días.«

Luego de un año de vivir en Santiago conocí a Javier que es mi novio hasta el día de hoy (¡esto ya hace más de 4 años!). Me acuerdo todavía que una vez él quería que salgamos a comer y yo le decía que no, quiero cocinar acá. Él no entendía por qué. Cuando le serví la comida me dijo «ah, ya entiendo por qué querías que comamos acá, ¡cocinas súper rico!» Obvio, era una estrategia para conquistarlo jajaja.

Javi y yo trabajábamos en la misma empresa y de hecho habíamos trabajado ahí por la misma cantidad de años. Justo los dos nos encontramos en un momento donde queríamos dar vuelta a la página hacia otra dirección. Javi es ingeniero civil eléctrico y quería entrar en el mundo de las startups pero no tenía conocimientos de administración. Un día conversando del tema le digo: «tengo una idea. Qué te parece si nos vamos a estudiar fuera, tú haces un curso de administración y yo estudio cocina y pastelería.» Me miró y me dijo que sí. A todo esto aquí recién llevábamos 3 meses juntos.

Mi cambio de carrera – ¿En verdad estoy haciendo esto?

Una vez que lo decidimos empezamos a buscar lugares donde podríamos hacerlo. Queríamos que sea un país donde se hable inglés y yo quería que sea donde haya un Le Cordon Bleu porque siempre había sido mi sueño estudiar ahí. Por dentro quería a toda costa que sea Londres porque siempre me ha jalado esa ciudad, no sé por qué. Cuando Javi lanzó la posibilidad yo dije que sí un poco demasiado efusivamente.

Me acuerdo que en el siguiente viaje a Lima le contamos a mis papás y estaban demasiado felices por nosotros. Tuve la suerte de que mis amigos y familia cercanos nunca me miraron raro ni me juzgaron de manera negativa. Todos estaban demasiado emocionados de que lo estemos haciendo y me repetían una y otra vez «si no es ahora, ¿cuándo?»

Fue bueno que sea así porque yo ya tenía suficientes dudas en mi cerebro como para que además ellos me pongan más dudas sobre la mesa. Normalmente estaba demasiado feliz con la decisión y me sentía emocionada y en paz de haberla tomado, pero otras veces me venían dudas demasiado fuertes. Pensaba que tal vez me estaba equivocando al dejar mi trabajo y un sueldo fijo por una ilusión. Eran pocas las veces en las que lo pensaba pero aún así cuando venían esos pensamientos eran fuertes y me daban miedo.

Si bien mi familia nunca me juzgó negativamente nunca faltan los desubicados, eso ya lo debes saber jaja. Mucha gente me preguntaba «qué, ¿TANTO te gusta cocinar?» ¡Como si fuera una loca! Y yo les respondía «eh… sí pues, ¿no?». Y quieras o no esas dudas se quedan contigo aunque sean pocas. Hoy parada aquí te puedo decir perfectamente 3 nombres de personas que hace 3 años me hicieron esa pregunta. Como digo felizmente fueron pocos pero igual te afecta un poco.

El nacimiento de este blog

Este cambio está ligado al nacimiento de este blog porque cuando supe que había entrado a Le Cordon Bleu de Londres (unos 6 meses luego de tomar la decisión) me propuse empezar un blog. Lo hice con la intensión de documentar lo que cocinaba y ya. Nunca pensé ni por un instante que iba a ser a lo que me iba a dedicar en el futuro. ¡Y aquí estamos hoy!

Mucha gente me pregunta si deberían o no cambiarse de carrera a cocina. La verdad es que esa es una respuesta que yo no puedo contestar por ustedes. Cada cambio de carrera tiene sus aristas y complicaciones. Sin embargo te puedo garantizar dos cosas. 1) Vas a tener que trabajar muy duro porque es difícil volver a llegar al mismo punto en el que estabas en tu carrera anterior, salvo ciertas excepciones. 2) Si la carrera nueva a la que te vas a cambiar es algo que te apasiona, te llena y te hace feliz, probablemente es la decisión correcta.

7 comentarios

Rosario Dileo marzo 26, 2019 - 5:58 pm

Te felicito Lorenita, tomaste la mejor decisión de tu vida !!! Hacer y trabajar en lo que te gusta !!!!

Responder
Lore marzo 28, 2019 - 4:08 pm

Sí, Rosario, así lo siento yo también!

Responder
Angelica marzo 26, 2019 - 7:02 pm

Muy bella tu historia☺ inspiradora para los q estamos en ese cambio.
Sigue con tus exitos
Angelica
Lima-Perú

Responder
Lore marzo 28, 2019 - 4:09 pm

Gracias Angelica! Me alegro que te inspire 🙂

Responder
Erika marzo 28, 2019 - 1:37 am

Que linda tu historia me encanta verte una y otra vez en YouTube face instangram te sigoooooo hincha tuya q dichosa y orgullosa debes de estar de ti misma FELICIDADES Y ÉXITOS ???

Responder
Lore marzo 28, 2019 - 4:09 pm

Linda Erikaaaa!! muchas muchas gracias 🙂

Responder
Elizabeth agosto 14, 2022 - 8:08 pm

Te felicito!! Encontré esta pagina buscando una receta y me encantó. Soy de Puerto Rico y me sentí tan identificada con tu historia. Soy contable de profesión y tengo un restaurante en Caguas, PR (El Manjar Criollo). Así que de pronto mis estudios en administración de empresas es la clave para poder manejar el negocio de una manera efectiva.

Mucho éxito!!!

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.