Home RecetasPlatos principales Pasta fresca de espinaca

Pasta fresca de espinaca

por Lore

¡Es genial hacer pasta en casa, pero es más genial aún si la pasta es de colores! En este caso les voy a enseñar a hacer pasta fresca de espinaca, con ese color verde brillante y riquísimo sabor. No es nada difícil de hacer, lo prometo! Solo hay que agregarle un paso más a la receta normal y ya :).

Pasta fresca

¡Amo hacer pasta fresca y noto que a ustedes cada vez les gusta más! Un tipo de pasta que me encanta son los orecchiette, son divertidos de hacer y una vez que le agarras el truco es una pasta genial. La pasta fresca realmente se siente diferente, es deliciosa, la puedes cocinar al dente igual que la comprada, y la satisfacción no tiene fin. Empiezas con un poco de harina y huevos y terminas con un producto hermoso que parece comprado :). ¡Ah, esta misma pasta la puedes usar para hacer lasagna/lasaña! Simplemente no la cortes luego de laminar y la pones directo a tu molde, no es necesario precocinarla. Una lasaña boloñesa con pasta de espinaca queda DELICIOSA.

Pasta fresca de espinaca

Para agregar la espinaca a la masa de pasta primero tenemos que hacer una técnica que se llama «blanquear». Blanquear es cuando pasamos un ingrediente rápidamente por agua hirviendo. En el caso de los vegetales verdes (como la espinaca) es importante que el agua además tenga abundante sal que hace que el color verde se ponga más intenso y se mantenga en el tiempo. Eso es lo que hacemos con la espinaca en esta receta. Primero la blanqueamos por 30 segundos (si la dejas mucho tiempo se pone marrón) y luego la licuamos o procesamos con los huevos y aceite para darle el color a la pasta. También puedes hacer lo mismo con albahaca, acelga, perejil, cilantro, o una combinación de las anteriores.

Secado, congelado y cocción

Para cocinar una pasta y que quede al dente, es necesario secarla primero. Para eso lo usual es usar un colgador/secador de pasta o también la puedes estirar en una superficie enharinada. ¡Debo decir igual que seca mucho mejor en el colgador! Lo ideal es que la seques media hora y no más porque luego se puede romper de lo seca que se pone. Si no la vas a consumir inmediatamente, lo mejor es que la congeles. Para eso, la ponemos como muestro en la foto aquí abajo. Escoge un plato o contenedor que entre en tu congeladora (¡es el primer paso para que luego no puedas no meterlo! jaja). Puedes espolvorearlo con harina o ponerle papel mantequilla abajo, yo prefiero el papel. Encima pones la pasta hecha nidos, bien enharinados también. Sobre la primera capa puedes poner papel y más pasta encima, pero con cuidado sin presionar. Así van a la congeladora toda la noche. Luego de ese tiempo puedes sacar los nidos y ponerlos en un contenedor más compacto y ya no se van a pegar entre ellos. ¡Lo mismo puedes hacer con los gnocchi! Para cocinar la pasta necesitas abundante agua con sal. Al meter la pasta mezcla con cuidado y toma el tiempo, solo necesita 1-2 minutos para estar lista :).

Máquina de pastas

Para hacer mi pasta yo uso el Aditamento de pastas Kitchenaid que tengo desde hace un par de años. La AMO porque te olvidas de girar la manivela como en una máquina de pasta tradicional o peor aún, hacerlo con un uslero/rodillo que es mucho esfuerzo. Puedes hacer mucha pasta en poco tiempo y con un resultado perfecto :). Solo prende la máquina en velocidad dos con el aditamento conectado y metes la pasta. ¡Es increíblemente fácil de usar! Es mi aditamento favorito para mi batidora.

pasta fresca de espinaca

Pasta fresca de espinaca

5 from 8 votes
Imprimir Pin Rate
Plato: Main Course
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo total: 30 minutos
Raciones: 3 porciones
Autor: Lorena Salinas de Cravings Journal

Ingredientes

Para la espinaca

  • 120 g espinaca baby sin tallos

Para la pasta

  • 100 g huevos 2-3 huevos
  • 50 g yemas de huevo 3-4 yemas
  • 1/2 cdta sal
  • 1 cda aceite de oliva extra virgen
  • 350 g harina italiana tipo «00» puede ser reemplazada por harina regular sin polvos de hornear

Elaboración paso a paso

Para la espinaca

  • Pon a hervir agua con abundante sal. El agua hirviendo (realmente hirviendo, no con algunas burbujitas) y la sal hacen que el verde de la espinaca se mantenga.
  • Agrega las hojas de espinaca y cocínalas por 30 segundos. Retira las hojas de espinaca y ponlas sobre un colador hasta que se enfríen lo suficiente para no quemarte.
  • Con tus manos aprieta súper bien las hojas para quitarles toda el agua posible. Hazlo unas pocas hojas a la vez para que puedas sacarle bien el agua.

Para la pasta

  • Con una licuadora de inmersión (pymer) o licuadora, mezcla la espinaca con los huevos, yemas y aceite hasta que esté muy bien integrado y la espinaca se haya molido casi por completo.
  • Cierne la harina y la sal.
  • Haz un hoyo al centro y pon los ingredientes líquidos ahí.
  • Empieza a mezclar desde el centro, incorporando poco a poco los ingredientes secos. Puedes usar una espátula o tu mano. Cuando la espátula ya no te ayude termina de mezclar con tus manos. Alternativamente pon todo en una procesadora de alimentos y procesa hasta que tengas una masa homogénea. Puedes agregar más harina o agua según te pida la masa.
  • Envuelve la masa en un envoltorio con cera de abeja o en film plástico y llévala a la refrigeradora por 30min o hasta 24h.
  • Divide la masa en 3 y estira una sección a la vez, manteniendo las otras cubiertas mientras trabajas. Usa un rodillo o uslero primero para estirar la sección hasta que tenga el grosor suficiente para pasar por el ajuste más ancho de la máquina de pasta.
  • Pasa la masa por el ajuste más ancho de la máquina de pasta y luego hazla más y más delgada con cada pasada. Yo usé esta vez el Aditamento para Pastas de Kitchenaid que es mi favorito de todos porque hace que el proceso requiera mucho menos esfuerzo. A la mitad más o menos dobla la masa en 3 (como se ve en el video). Esto hace que la masa se fortalezca y nos ayuda a que tenga textura al dente al cocinarse. Empieza nuevamente desde el ajuste más grueso y adelgázala hasta que tenga 1mm de grosor. Para mí fue hasta el ajusta 6 de 9.
  • Enharina la lámina de pasta por arriba y abajo y pásala por el cortador de pasta o dóblala y corta las tiras. Es importante enharinar bien la lámina para que no se peguen las tiras.
  • Si vas a mantener la pasta en el congelador enrolla las porciones en forma de nido pero sin ajustar mucho. Ponlas sobre un plato o contenedor enharinado (o incluso mejor sobre papel) sin que se toquen entre los nidos. Congela los nidos de pasta toda la noche y luego de ese tiempo ya los puedes pasar a un contenedor donde se toquen para ahorrar espacio; ya no se van a pegar. Por otro lado, si quieres comer la pasta AHORA YA debes colgarla de un colgador de pasta o de un rodillo o uslero asegurado en el costado de una mesa. Déjalos colgando por 30min y luego cocina la pasta por 1-2min en abundante agua con sal. ¡El tiempo es el mismo si la pasta está congelada! Así de rápido se cocina la pasta fresca.
¿Probaste la receta?Menciona a @lorena.salinas en Instagram o usa el hashtag #RecetaCJ!

Este post está auspiciado por Kitchenaid. ¡Muchas gracias por apoyar a las marcas que hacen que este blog sea posible!

3 comentarios

Carolina enero 9, 2022 - 12:35 am

Hola Lore, me compré el aditamento de las pastas, muero por probarlo con tinta de calamar, tienes alguna receta?
Muchas gracias por compartir tan generosamente tus recetas!

Responder
Lore enero 9, 2022 - 3:23 pm

Hola Carolina! BAsta con agregar 1 cda de tinta de calamar a la masa 🙂 Si es necesario agregas más harina

Responder
Carolina enero 10, 2022 - 11:38 pm

Muchas gracias Lore! lo intentaré ?

Responder

Deja un comentario

Rating de la receta




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.