Home Fotografía 10 tips de fotografía gastronómica para principiantes

10 tips de fotografía gastronómica para principiantes

por Lore

Si hay algo que me preguntan y piden siempre es que enseñe de fotografía gastronómica. Es verdad que es un mundo en sí mismo y hay muchas cosas que aprender. Por lo pronto empecemos con estos 10 tips de fotografía gastronómica para principiantes, perfecto para foodies y bloggers.

1. Que la luz venga desde un costado o desde atrás.

Controlar la luz es un básico en todo tipo de fotografía y en la fotografía gastronómica no es excepción. Te voy a mostrar cómo se ve un mismo bowl de frutos rojos con distintos ángulos de iluminación para que veas la diferencia. Para comenzar igual te quiero decir que salvo que tengas luz artificial profesional evita a toda costa tomar fotos de noche.

No: iluminación de frente

Cuando iluminamos la comida de frente terminamos con un solo plano donde ocurre todo, no se siente vivo sino más bien estático, sin sombras y poco dinámico.

Gran no: tomar fotos en tu cocina o comedor con la luz de arriba

La luz de comedor o de cocina desde arriba no está hecha para tomar fotografías. Siempre nos genera reflejos raros y no muy asentadores.

Sí: luz desde el costado de la comida (cualquiera de los dos costados)

Puedes poner la luz en cualquier ángulo desde el costado hasta atrás del objeto, pero no hacia adelante. El lado lo que hace es generarte unas lindas sombras que le dan profundidad a tu objeto. No queremos algo plano sino que parezca como que puedes estirarte a agarrarlo. Podría hablar horas de la luz y las distintas calidades que hay, pero será para la próxima. Lo más fácil que puedes hacer es poner tu «set» cerca a una ventana con luz natural que ojalá no tenga rayos de sol cayendo directamente sobre la comida. Si solo tienes eso puedes poner una sábana blanca para controlar más la luz.

Sí: luz desde atrás

La luz desde atrás hace un efecto similar que desde el costado creando sombras muy interesantes que le dan profundidad a la foto. Además le da un brillo como angelical a las frutas y verduras. Lo de la ventana con luz natural también aplica para este caso.

2. Usa platos y bowl más pequeños de los que usarías para comer normalmente

Los platos en los que serví la carne de la izquierda son de postre. Nunca en mi casa serviría en un plato así porque hay muy poco espacio para cortar, maniobrar, etc. Lo mismo con el plato de pasta con salmón; con un solo intento de comer se derrumbaría la torre. Por otro lado definitivamente no sería fácil comer esos panqueques con tan poco espacio alrededor. Sin embargo para estas fotos opté por platos más pequeños porque hace que se hagan notar más los elementos y que se vea más generoso. Al mismo tiempo nos da más espacio para otros elementos en la foto que si tuvieramos bordes anchísimos de platos sin información.

3. Piensa qué es lo más importante del plato y haz que destaque

Cuando uno está haciendo una receta o tiene un plato al frente siempre ayuda pensar qué es lo que hace que esto sea especial. ¿Las verduras son súper frescas? De repente quieres rociarles un poco de agua. ¿La carne está cocida a punto medio? De pronto es bueno cortar un trozo para ver el interior. ¿Tiene una capa súper brillante de glaseado? Asegúrate que la luz le esté pegando lindo. Lo más notorio creo que es cuando queremos ver los interiores de recetas como las fotos que pongo acá arriba. Quiero poder ver lo esponjoso del interior de la donut, lo húmedo del brownie con galleta y lo airoso del soufflé. Eso no significa que no tomes otros ángulos pero es importante saber qué toma no puede faltar en tu sesión de fotos.

4. Cuida la calidad de tus insumos

Cuando decidí hacer este post pedí al verdulero que me traiga frutos rojos. Cuando llegaron me dediqué a escoger los más lindos para que salgan en la foto. Eso no significa que no me voy a comer los otros, sino que tenemos que escoger los más lindos y apetitosos para nuestras fotos. Se nota inmediatamente cuando una hoja está vieja o un tomate no está suficientemente maduro y es en esos detalles donde está la magia.

5. Escoge el ángulo que más le asiente a tu plato de comida.

De frente

Nos sirve tomar las fotos de frente cuando queremos destacar capas, volumen o altura. También es útil si estamos chorreando o espolvoreando algo sobre nuestros elementos.

45 grados

Este ángulo nos sirve cuando queremos una foto de «ahí adentro». Si tu plato está servido en un bowl o hay otro elemento que lo tapa es probable que no queramos tomar la foto de frente. Para eso nos ponemos en un ángulo de 45 grados a la comida y sacamos foto a esos detalles. Lo lindo es que además nos da más sentido de profundidad porque conseguimos tener un objeto borroso atrás y otro adelante de nuestro enfoque.

Desde arriba / cenital

Las fotos desde arriba son especialmente buenas si tu plato u objeto es plano. Las fotos de frente o en 45 grados a veces no logra una foto interesante de comida plana como los crêpes, en este caso. Además es buena si la foto tiene elementos repetitivos (como los cinnamon rolls con manzana) o formas geométricas que queremos destacar (como los blondies con chocolate blanco).

6. No sirvas el plato como lo comerías en tu casa

El foodstyling es un tema gigante en sí mismo pero creo que el principio más fuerte es que si vas a emplatar algo para una foto no necesariamente quieres que se vea como se vería si fueras a comerlo en tu casa. Por ejemplo si yo hiciera una ensalada como la de la izquierda para mi casa la pondría toda en un bowl y la mezclaría con el aderezo y listo. Sin embargo para la foto quiero que se aprecien todos los elementos y colores. Por otro lado los tacos de pescado nunca los serviría ya armados, pondría todo en la mesa para que cada uno se arme. Además definitivamente no usaría dos tortillas por taco pero ayuda a generar volumen. Por último el ají de gallina que es DELICIOSO pero no se ve particularmente bien servido en plato con un cucharón de ají de gallina y otro de arroz.

7. No pongas elementos que distraigan de la comida


Me ha pasado muchas veces que voy a un lugar a buscar platitos o elementos para mis fotos y me encantan algunos con flores o rombos de colores. Me gustan peeeero si son demasiado bonitos o con demasiada información pueden distraer de lo que realmente importa: la comida. En este ejemplo de foto el fondo distrae demasiado. Es verdad que la foto no es fea porque los colores juegan bien pero tu mirada se distrae por toda esa información.

8. Planea tu foto

Es súper sano acostumbrarse a planear las fotos antes de tomarlas. Yo lo que hago normalmente es escribo mi receta y luego abajo hago dibujos de las fotos que quiero tomar. Esto es especialmente importante con platos sensibles al tiempo. Un ejemplo de esto son los helados, una pasta con salsa con crema o algo como un volcán de manjar blanco. Para estos casos no solo hay que planear la foto sino que hay que tener el set listo. Esto para que puedas poner el plato en el lugar y disparar las fotos inmediatamente. Cada segundo que pasa afecta cómo se ve el plato.

9. Usa líneas para guiar el ojo

Una foto se ve mucho más dinámica si incluye líneas diagonales o si la manera en la que los componentes están puestos en la foto te guía el ojo. Por ejemplo en el brownie con mousse de chocolate nuestro ojo va desde la punta del mango y sigue la forma vertical del tenedor hasta abajo donde nos encontramos con la maravillosa textura del mousse. En la baklava la misma masa genera una línea diagonal preciosa y la espátula la acompaña. Finalmente en la pasta con champiñones nuestro ojo mira el tenedor y cuchillo de la izquierda y subimos por ellos para luego pasar al otro par de cubiertos que nos hacen subir la mirada incluso más hasta el bowl con el ajo.

10. Prefiere usar números impares de elementos

Al ojo humano le gustan los números impares, simplemente nos sentimos un poco más cómodos mirándolos. Además nos gustan los triángulos así que el número 3 (como esas frambuesas al frente del bowl de frutas) es definitivamente un buen lugar para empezar a experimentar.

Conclusiones

Espero haberme explicado y haberles dado algunos tips de fotografía gastronómica que les sirva. Esto es algo que he ido aprendiendo en el tiempo que he tenido este blog. Siempre me estoy educando con libros y videos y buscando inspiración constantemente. Acá te doy varios tips y «reglas» pero también atrévete a romperlas. A veces dependiendo del plato nos lo podemos permitir. Lo que sí no rompas es la regla de tomar las fotos en la cocina, porfa jaja.

8 comentarios

VANESSA marzo 5, 2019 - 7:08 pm

Lorena súper didáctico tu artículo! Gracias por enseñar y compartir lo que sabes.

Responder
Lore marzo 5, 2019 - 9:25 pm

Qué bueno que te gustó, Vanessa! Ojalá te sirva 🙂

Responder
Isabel marzo 5, 2019 - 7:44 pm

Que genia Lore! Me encanta, tus fotos son demasiado lindas! Y estos tips están buenísimos.

Responder
Lore marzo 5, 2019 - 9:25 pm

Gracias Isabel!!

Responder
Anónimo marzo 6, 2019 - 1:11 am

Mil gracias Lore! Lindas fotos, muy buenos tips. Un abrazo!

Responder
Lore marzo 6, 2019 - 12:00 pm

Qué bueno que te gustó 🙂

Responder
Maria marzo 8, 2019 - 12:54 pm

Hola Lore! Acabo de descubrir tu blog a partir de este artículo y me encantó la forma simple, con ejemplos, práctica para una persona como yo que está en sus primeros pasos. Gracias!

Responder
Lore marzo 8, 2019 - 4:29 pm

Hola Maria!! Me alegra que te haya gustado! Intento llegar a la mayor cantidad de personas posible 🙂

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.